13 de agosto de 2014

19.Música


-Erik-

-Tienes media hora. Doy una última vuelta y cierro.
  -Gracias Dani- respondió Erik al reflejo del conserje en el espejo de la sala de ensayo.-Te veo en un rato.
  Tras un último estiramiento en la barra, alcanzó el mando del suelo y puso la música. Las notas comenzaron a sonar delicadamente, y cerrando los ojos, a medida que pasaban los segundos, las fue haciendo suyas, guardándolas en su interior, en aquel lugar secreto y desconocido hasta para él. Y le daba igual, porque sabía que en ese rincón se obraba la magia, su magia. Sabía que esas notas se unirían con cada una de las fibras de su ser, fundiéndose en un nuevo elemento, que de ser algo efímero y pequeño crecería y se deslizaría por todo su cuerpo, un calor dulce, embriagador, que anularía el resto de sus sentidos, por lo menos los conscientes, y que conseguiría hacer desaparecer todo a su alrededor. Y en ese nuevo espacio (mundo, su mundo) blanco, puro, sólo existían los sentimientos, ya que su cuerpo pasaba a un segundo plano, mera carcasa a punto de estallar por el esfuerzo de guardar algo tan fuerte y que sabe que la única forma de sobrevivir es dejarse llevar, y bailar. Dejarse llevar como las hojas mecidas por el viento, su cuerpo en este punto ya no es suyo, no es su mente la que manda, es algo superior, y en ese momento es libre y feliz, y cree que nada es imposible...Pero todo lo que empieza a de tener un final, y él lo sabe, y maldice el momento en el que es consciente de que debe volver a la realidad, siempre un duro golpe. Y su mundo vuelve a plegarse y a guardarse en su interior, listo para la próxima vez. Por lo menos le queda ese consuelo, que puede volver a él cuando quiera.
   En ese momento, desde el espejo, un sudoroso y jadeante Erik le devuelve la mirada, y le sonríe.

   -¿Listo para la cerveza de agradecimiento por abrirme esto fuera de hora?- pregunta Erik secándose el sudor con una toalla al ver llegar al conserje.
   -Por supuesto,-contesta éste apagando la luz y siguiéndole fuera del aula.- ¡Aunque sólo espero que te acuerdes de mí cuando seas un bailarín famoso y rico!
   -Jajaja, no te preocupes, te nombraré en mis memorias.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Sayu's Residence

Sayu's Residence
♥ Lugar de encuentro de todo ser diminuto cuya alma vaya ligada a la imaginación♥

© ♦Sayu's Residence♦ , AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena